Premia la OEA a la primera biblioteca digital para ciegos  (La Jornada )

Por Afp, publicado en La Jornada

Pablo Lecuona empezó su aventura bajo la convicción de que “con la ceguera no se acaba el mundo”. Foto tomada del Twitter del fundador de TifloLibros @pabloltfl

Buenos Aires. Unos 50 mil libros en español integran la primera biblioteca digitalizada para ciegos en Buenos Aires, que acaba de ser premiada por la OEA y cuyo fundador, el argentino Pablo Lecuona, invita a tener una “mirada diferente” sobre su discapacidad.

En una entrevista en un bar frente a la escuela pública de Buenos Aires donde a diario lleva y busca a sus dos hijas de 10 y 13 años, Lecuona habló con entusiasmo sobre TifloLibros, la biblioteca virtual para ciegos que fundó en 1999, y que hoy alcanzó un reconocimiento internacional.

Empezó su aventura bajo la convicción de que “con la ceguera no se acaba el mundo”, dijo el autor de este gran proyecto cuyo nombre alude a Tiflos, una isla donde se desterraba a los ciegos, según la mitología griega.

“No se trata de que el mundo se adapte al discapacitado, sino que uno encuentre las herramientas para la inclusión”, sostiene este hombre de 41 años, que quedó ciego de pequeño tras haber nacido con baja visión.

“Ganamos el primer premio entre 600 proyectos que se presentaron en la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre Contribución a la reducción de la pobreza y la desigualdad en América Latina y El Caribe”, dice Lecuona.

Siente que ahora es una “responsabilidad pensar muy bien” cómo invertir esos 75 mil dólares que recibirán a mediados de noviembre, toda una fortuna para una ONG argentina, aseguró.

Desde su inicio precario en una computadora casera instalada al lado de la cuna de su primera hija, Tiflolibros pasó a una casa alquilada donde hoy trabajan 14 personas.

Tienen una impresora en braille y un escáner digital, mientras siguen soñando con la sede propia en un centro cultural, promesa de la alcaldía de Buenos Aires.

Un premio internacional de apenas 2 mil 500 dólares en 2003, fue el primer impulso concreto para este proyecto sin financiamiento oficial y que se diversificó en una red social, Tiflonexos.

Hoy, con sus 7 mil 500 inscriptos, en forma gratuita, y 300 instituciones adheridas, la biblioteca pone en red unos 50 mil títulos en español.

Dos años después del nacimiento de TifloLibros, salió al ruedo en Estados Unidos la biblioteca virtual BookShare.

“Pero ellos empezaron con un millón de dólares, no una computadora casera. Y ellos cobran 50 dólares anuales la inscripción”, aclara Lecuona riéndose. Un tiempo después, en India, se abrió la red social Inclusive Planet, que tiene su propia biblioteca.

Ver nota original

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s