Impulsa UNAM tecnologías de inclusión para personas con discapacidad (Lado B/ México)

banner-unam-pudh

En México, 6.6 por ciento de la población total (alrededor de siete millones 751 mil 677 personas) tiene alguna discapacidad que le impide caminar, ver, escuchar, hablar o comunicarse, poner atención o aprender, atender el cuidado personal y mental, revela la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2012.

Con el propósito de proveerlas de alternativas que favorezcan su inclusión social bajo una perspectiva de derechos humanos, alumnas de maestría en Diseño Industrial de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desarrollan tecnologías que les faciliten la movilidad o terapias de ejercicio. A la par, otras estudiantes proponen la implementación de protocolos para evaluar su accesibilidad a espacios públicos e investigan las áreas del diseño dirigidas a los adultos mayores.

Alumnas de la maestría en Diseño Industrial y la Dra. Patricia Brogna

Alumnas de la maestría en Diseño Industrial y la Dra. Patricia Brogna

Ellas son Wendy Cruz Fabián, Anabel Martínez Delgado, Patricia Landeta González y Ana Arredondo Betancourt, quienes participan en el Seminario de Intercambio Académico sobre Discapacidad, que organiza el Programa Universitario de Derechos Humanos (PUDH) de la UNAM.

En sus proyectos de posgrado, estas jóvenes plantean soluciones a las problemáticas diarias que enfrentan las personas con discapacidad, las cuales son difundidas en sinergia con la doctora Patricia Brogna, responsable del seminario y que, junto con el equipo del PUDH, trabaja por un cambio de paradigma sobre la discapacidad para que no sea entendida como una cuestión médica e individual sino social y de derechos humanos; para que en ese sentido la tecnología sea una herramienta que les permita superar ciertas barreras.

Movilidad

Los datos de la ENIGH 2012 revelan que los problemas para caminar son el tipo de discapacidad de mayor presencia en México, pues constituye 57.5 por ciento. Al reconocer las dificultades de familiares o cuidadores de personas con discapacidad motriz para trasladarlos, Wendy Cruz Fabián decidió desarrollar un aparato ergonómico y ligero, que incluso sea de bajo costo.

Refiere que su proyecto de maestría surgió de la clase de diseño incluyente cuando el profesor les mostró un video donde un adulto mayor trasladaba por sí mismo a su nieto con parálisis cerebral, sin ayuda de silla de ruedas o algún otro aparato mecánico.

silla-ruedas-pudh01

En el mercado existen diversos modelos de asistencia en estas tareas, pero Wendy indica que son estorbosos, pesan demasiado y muchos no pueden utilizarse en el transporte público; además de que son costosos y por lo tanto inaccesibles para los sectores de escasos recursos.

Dada su experiencia laboral en la industria metalmecánica, Cruz Fabián decide hacer sus estudios de posgrado en Diseño Industrial a fin de especializarse en ergonomía para brindar soluciones adecuadas a las personas con discapacidad.

Parte de su proyecto de investigación consiste en analizar los productos existentes, de los cuales retoma características para integrarlas en un nuevo diseño. Su meta es conseguir una ayuda mecánica útil y de bajo costo.

“Estoy en el proceso de desarrollo y análisis de materiales ligeros, resistentes y económicos que pueda incorporar al equipo. Pretendo que sea accesible para la mayor parte de la población, especialmente para los sectores de escasos recursos”, señala.

Además, las líneas que ya trabaja se centran en diseñar un prototipo de dimensiones similares a una silla de ruedas, debido al común de los espacios habitacionales que son reducidos.

Electroestimulación

Proveniente de Ciudad Juárez, Chihuahua, Anabel Martínez Delgado estudia el tercer semestre de la maestría en Diseño Industrial en la Facultad de Arquitectura de la UNAM. Como parte de su investigación propone una alternativa de terapia por medio de un aparato de ejercicios por electroestimulación.

“Quiero aportar algo para poder ayudar a las personas con discapacidad. Me gustaría desarrollar productos que sean para ellos, que se sientan libres y seguros para usarlos, sin que tengan que depender de terceros, que ejerciten sus miembros superiores e inferiores, que sea de una manera pasiva”, indica.

grafica-discapacidad-en-mexico

El aparato que diseña tendrá la característica de poder adaptarse a personas de cualquier edad, debido a que podrá ajustarse de acuerdo a la talla y peso de quien lo utilice; en tanto que está pensado construirse con metales y plásticos resistentes.

Hasta ahora, la egresada de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez ha realizado investigación de anatomía, fisiología, antropometría y biomecánica de personas con discapacidad.

“Estoy en el bocetaje para llegar a costos y poder tener un prototipo. Estamos buscando apoyo porque es un aparato que sí va a ser costoso porque involucra la electroestimulación”, añade.

Investigación e inclusión

Con la experiencia que le dejó trabajar en el diseño de objetos electorales dirigidos a personas con alguna discapacidad, Patricia Landeta González enfoca su trabajo de posgrado en evaluar productos de uso cotidiano enfocados a espacios públicos, a fin de medir el grado de accesibilidad para gente ciega, sorda o con dificultad motriz.

Detalla que formó parte del equipo que desarrolló material electoral con perspectiva de inclusión, como urnas electorales más amplias para el uso de personas en sillas de ruedas, sellos para marcar el voto de quienes no pueden hacerlo a través de su huella digital y mascarillas braille dirigidas a débiles visuales, a fin de que puedan sufragar sin el apoyo de una tercera persona.

Ahora, en sus estudios de maestría, Landeta González pretende aportar conocimientos que sean utilizados como una metodología de diseño enfocada además a personas con discapacidad intelectual.

“Cualquier persona tiene derecho a estar en cualquier espacio público, desde una mesa y una silla hasta usar un directorio electrónico. Queremos evaluar el grado de accesibilidad de todos los productos y mi idea es que a partir de esto se pueda utilizar como una metodología de diseño”, asevera.

Lo inmediato en su investigación es hacer recorridos por distintos espacios públicos en compañía de personas ciegas, sordas y con discapacidades motrices para que, con su ayuda, se puedan identificar los puntos básicos y las barreras físicas, a fin de plantear propuestas para corregirlas.

Adultos mayores

De acuerdo con la ENIGH 2012, la tercera edad representa el grueso de las personas con discapacidad en nuestro país, pues de cada 100 adultos mayores, 31 reporta alguna discapacidad.

Ana Arredondo Betancourt │Imagen: PUDH

Ana Arredondo Betancourt │Imagen: PUDH

En tanto, proyecciones del Consejo Nacional de Población (Conapo) refieren que el proceso de envejecimiento demográfico de México no es reversible, ya que las generaciones más numerosas (las nacidas entre 1960 y 1980) ingresarán al grupo de los 60 años y más a partir de 2020, lo que significa que será un país con una población mayoritariamente de adultos mayores.

Enfocada en la tendencia de las cifras poblacionales, Ana Arredondo Betancourt centra su investigación en alternativas para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores a través del diseño industrial, especialmente en el área ergonómica; por ello analiza trabajos orientados a residenciales geriátricos, la educación del adulto mayor, el trabajo en edades longevas o el acercamiento de los adultos mayores a las nuevas tecnologías.

Así, indaga en las propuestas de diseño de espacios y objetos con los que el adulto mayor interactúa en su vida diaria, y toma como referencia las experiencias de países como Alemania, Japón y Uruguay, que ya trabajan en estrategias sobre el envejecimiento activo y el envejecimiento saludable vistos desde la geriatría, la sociología, la psicología y la antropología.

“Mi propuesta es hacer todo un análisis integral y realizar una observación-participante donde yo como diseñadora me pongo en el lugar del adulto mayor en situaciones de su vida cotidiana a través de un ageing suit (traje de envejecimiento)”, dice.

Subraya que este experimento lo retomó de la diseñadora industrial Patricia Moore, quien lo realizó en la década de los años 70, con el que se simulan las características de un adulto mayor.

Actualmente, Arredondo Betancourt lleva a cabo el ageing suit y solicita el apoyo de diversas instituciones para la creación del traje, debido a que equipos de este tipo superan el costo de mil 500 euros en Alemania o Reino Unido.

Perspectiva de derechos humanos

El Seminario de Intercambio Académico sobre Discapacidad del PUDH abre un espacio a los trabajos de diversas disciplinas que se realizan en torno a la discapacidad, dentro y fuera de la universidad, en temas de investigación, docencia y gestión de las necesidades de este sector de la población. Una de las áreas que aborda es la relacionada con las tecnologías dirigidas a personas con discapacidad.

A cargo de Patricia Brogna, el seminario —que se organiza con regularidad— surgió del “Diagnóstico sobre el estado que guarda la atención a la temática de la discapacidad en la UNAM”, realizado en 2013 por el PUDH que tuvo el propósito de conocer y sistematizar las acciones de gestión, docencia, extensión e investigación que se realizan en la UNAM sobre la temática de la discapacidad desde la perspectiva de derechos humanos, así como de proponer una estrategia institucional viable y progresiva con líneas de acción de corto, mediano y largo plazos.

La investigadora del PUDH y profesora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM detalla que a través de esa investigación se identificó que muchas personas trabajaban el tema desde distintas perspectivas, por lo que se decidió abrir un espacio en el que se compartieran experiencias académicas y se promoviera la interacción bajo una perspectiva de derechos humanos.

Actualmente, añade, los esfuerzos están dirigidos a ampliar la red con diversas organizaciones de la sociedad civil, dado que los esfuerzos realizados con antelación eran solo con la comunidad universitaria.

¿Qué es el PUDH?

El Programa Universitario de Derechos Humanos de la Universidad Nacional Autónoma de México (PUDH-UNAM), a cargo del doctor Luis de la Barreda, coordina y realiza actividades de investigación, docencia, difusión de la cultura y extensión universitaria sobre temas cruciales de derechos humanos, con especial atención en las materias de seguridad pública y justicia penal. Cuenta con una Clínica Jurídica que atiende de manera gratuita los casos de personas con discapacidad.

Tiene su génesis en la Conferencia Internacional sobre Seguridad y Justicia en Democracia, organizada por la Universidad y el Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional, de la cual se redactó la propuesta de una política de estado para la seguridad y la justicia. En ella, la UNAM asumió una serie de compromisos, entre los cuales estaba crear el Programa de Derechos Humanos que incluyera las áreas de seguridad y justicia.

Fuente: www.pudh.unam.mx

Nota retomada de http://ladobe.com.mx/2015/09/impulsa-unam-tecnologias-de-inclusion-para-personas-con-discapacidad/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s