Audio Hoy por ti, mañana por mí. Cultura de la discapacidad (IMER/México) 18 AGOSTO 14/Entrevisa a Vicente Miranda

“Hoy por ti, mañana por mí. Cultura de la discapacidad” es un programa conducido por Regina Santiago Núñez, académica de la Universidad Iberoamericana, que se transmite todos los lunes a las 12:30 del día por Radio Ciudadana, IMER (Radio Pública de México).

Blanca Brunal, Regina Santiago, Vicente Miranda, Yolanda
Blanca Brunal, Regina Santiago, Vicente Miranda, Yolanda

El lunes 18 de agosto tuvo como invitados a la periodista Blanca Brunal y al radioescucha Vicente Miranda, quien se comunicó al programa porque quería hablar sobre su experiencia al haber quedado ciego y haberse capacitado para continuar con su oficio de carpintero. Posteriormente, Vicente organizó un taller de capacitación en carpintería para personas con discapacidad.


Este es el texto que preparó la periodista Blanca Brunal para presentar al invitado:
Para Vicente Miranda, un apasionado de la carpintería, la pérdida total de la vista no ha sido impedimento para que día con día siga interactuando con la textura de la madera, el olor a barniz, el ruido de la sierra y todos los implementos que como carpintero tiene al alcance de sus manos para llevar a cabo, muchas veces, verdaderas obras de arte.
Vicente dejó de ver la luz cuando tenía 23 años de edad y aunque en un principio le costó mucho trabajo aceptar su realidad, pronto empezó a hacer de la oscuridad, su mejor aliada. Y encontró en su oficio de carpintero que había aprendido antes de perder la vista, la manera de VER y reencontrarse con la belleza y el arte al transformar un rústico pedazo de madera en sillas, mesas, estantes, libreros y repisas.
Sus manos y sus dedos son ahora los OJOS que lo guían en este oficio que requiere de alta precisión y que puede resultar de alto riesgo. Vicente ha aprendido a “VER CUANDO TOCA” su obra terminada y siente una gran satisfacción, especialmente cuando su trabajo es alabado por quienes lo aprecian en todo su esplendor.
Parte de esta historia se la contó Vicente a los reporteros de TV Azteca hace algunos meses y se puede encontrar en nuestro blog OMCIM y en YouTube. Pero quizás lo más valioso de esta historia no es solamente lo que ha vivido Vicente en lo personal, sino la forma en que ha compartido su experiencia con otras personas con ceguera y otros tipos de discapacidad. Eso es lo que compartió con la audiencia de Radio Ciudadana.
Para concluir el programa, la conductora Regina Santiago quiso recordar a Jorge Luis Borges un escritor argentino, que fue uno de los autores más destacados de la literatura del siglo XX. Borges publicó ensayos breves, cuentos y poemas. Quedó ciego desde los 55 años y murió 31 años después, el 14 de junio de 1986.
Jorge Luis Borges escribió un poema que se titula Elogio de la sombra. Este poema es una invitación a reflexionar sobre la vejez y la ceguera con una actitud de optimismo y de amor por la vida, como el amor que refleja Vicente Miranda al haber compartido esta tarde con la audiencia de Radio Ciudadana las experiencias en su taller de carpintería en el que se fabrican muchas cosas, entre ellas, redes de solidaridad y apoyo mutuo; redes que fortalecen la autoestima.
Elogio de la sombra:
La vejez (tal es el nombre que los otros le dan)
puede ser el tiempo de nuestra dicha.
El animal ha muerto o casi ha muerto.
Quedan el hombre y su alma.
Vivo entre formas luminosas y vagas
que no son aún la tiniebla.
Buenos Aires,
que antes se desgarraba en arrabales
hacia la llanura incesante,
ha vuelto a ser la Recoleta, el Retiro,
las borrosas calles del Once
y las precarias casas viejas
que aún llamamos el Sur.
Siempre en mi vida fueron demasiadas las cosas;
Demócrito de Abdera se arrancó los ojos para pensar;
el tiempo ha sido mi Demócrito.
Esta penumbra es lenta y no duele;
fluye por un manso declive
y se parece a la eternidad.
Mis amigos no tienen cara,
las mujeres son lo que fueron hace ya tantos años,
las esquinas pueden ser otras,
no hay letras en las páginas de los libros.
Todo esto debería atemorizarme,
pero es una dulzura, un regreso.
De las generaciones de los textos que hay en la tierra
sólo habré leído unos pocos,
los que sigo leyendo en la memoria,
leyendo y transformando.
Del Sur, del Este, del Oeste, del Norte,
convergen los caminos que me han traído
a mi secreto centro.
Esos caminos fueron ecos y pasos,
mujeres, hombres, agonías, resurrecciones,
días y noches,
entresueños y sueños,
cada ínfimo instante del ayer
y de los ayeres del mundo,
la firme espada del danés y la luna del persa,
los actos de los muertos,
el compartido amor, las palabras,
Emerson y la nieve y tantas cosas.
Ahora puedo olvidarlas. Llego a mi centro,
a mi álgebra y mi clave,
a mi espejo.
Pronto sabré quién soy.

Sigue este vínculo para escuchar el audio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s