Hoy por ti mañana por Mí. Cultura de la Discapacidad (IMER 660 AM) Regina Santiago (conductora) entrevista al académico Juan Manuel Martínez, sobre el caso Mamá Rosa y otros de discapacidad

El reportaje de denuncia sobre las condiciones del albergue para niños de la calle Mamá Rosa, en Zamora; Michoacán, surge en esta conversación entre Regina Santiago y el académico Juan Manuel Martínez, como parte del esfuerzo que los medios de comunicación deben hacer para evitar la discriminación de sectores, como los discapacitados.

En tanto que la conductora de este espacio describe las condiciones del albergue como un basurero social, su invitado, Juan Manuel Martínez, considera el caso Mamá Rosa, como un reflejo del comportamiento social y un esfuerzo de los medios por sacar a la luz temas como éste.

Regina Santiago retoma ideas del Premio Nobel de Literatura, Kenzaburó Öe, cuando el escritor advierte.- una sociedad que excluye a las personas con discapacidad es, por definición, una sociedad débil y frágil…´.

Juan Manuel Martínez completa el tema con la narración de la película alemana El Enigma de Kaspar Hauser.

Regina Santiago:

Esta tarde nos acompaña Juan Manuel Martínez, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México. Buenas tardes Juan.

Juan Manuel Martínez:

Qué tal, buenas tardes.

Regina Santiago:

Vamos a hablar del tema de la discapacidad en el entorno familiar y cómo ciertas prácticas que en ocasiones se consideran privadas, pueden tener una alta repercusión en el entorno social.

Esta reflexión surgió cuando en el Observatorio de Medios OMCIM revisábamos material periodístico sobre el caso del albergue Mama Rosa. Y descubrimos que numerosos reportes periodísticos se hacía referencia a que entre los menores recluidos en el albergue, se encontraban 16 niños y niñas con algún tipo de discapacidad.

En algunos de los informes periodísticos se comparaba al albergue con una especie de basurero social. Donde las buenas familias, las buenas conciencias de Zamora, Michoacán, iban a depositar a todos aquellos menores que consideraban problemas…menores que les estorbaban.

Eran problemas porque eran producto de relaciones fuera del matrimonio o porque eran considerados un estorbo por su discapacidad.

Y ya en los últimos tiempos, porque eran menores delincuentes que habían sido remitidos al albergue de Mamá Rosa por adicción a las drogas, pandillerismo o incluso por intentos de homicidio.

El ángulo más explotado del caso Mamá Rosa había sido el tema político, en algunos medios se reflejaba la protección de la que gozo este albergue y Mama Rosa, durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón. E incluso durante el gobierno actual.

Fue muy comentado el apoyo que le brindaron a Mamá Rosa intelectuales de diversos grupos como Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín, sin embargo, como suele suceder, el tema de la discapacidad quedaba oculto entre el resto de la información.

Pero esta imagen de los menores abandonados por sus familiares entregados a Mamá Rosa, para que convivieran con otros menores delincuentes, fue una imagen poco comentada. Esta imagen del basurero social.

¿Cuál sería una primera reflexión al respecto?

Juan Manuel Martínez:

 

Bueno creo que lo importante es justamente traer a la luz este ángulo que ha sido poco comentado, pues nos vamos con….bueno, los medios se han ido con la parte política, con la parte de inseguridad en el Estado, etcétera, pero éste ángulo no se ha abordado de manera suficiente, entonces creo que es muy importante esta perspectiva.

La otra es que estamos hablando de un problema de discriminación, de marginación, que, como ya habíamos comentado en algunas otras ocasiones ya es un acto violento en sí mismo. Cómo familias o la sociedad en general, marginan o discriminan a personas con discapacidad y en este caso remitirlos a una casa como ésta.

¿Qué es lo que hay detrás? Bueno…

Regina Santiago:

Es esta parte del ocultamiento…no. O sea, es esta parte de considerar la discapacidad como un gran problema, entonces, si tienes ése problema lo tienes que esconder y lo tienes que…como que meter debajo de la alfombra o en muchos casos, lo que es peor, este tipo de situaciones de abandonarlos o de encerrarlos…no.

Juan Manuel Martínez:

 

Sí, exactamente….

¿Qué es lo que hay detrás de actitudes como éstas, de comportamientos como éstos?

Bueno, pues hay una gama amplia de factores que pueden llevar a una situación así. Una, puede ser una superstición que es, digamos sería, una reacción social… una familia en específico, de considerar ciertas características o tener ciertos temores por tener a una persona con discapacidad en su casa. O podría ser ya otro tipo de consideraciones. Podría ser algo más complejo el pensar que no hay una posibilidad de reinserción a la sociedad y entonces lo que se hace es lo que en teoría más sencillo, voy y oculto a esta persona con discapacidad.

Regina Santiago:

Esta parte de las creencias y las supersticiones qué importante y qué delicada Juan.

Me estás haciendo recordar las llamadas de algunas personas del público que nos han dejado el mensaje de que a sus pequeños con discapacidad en algunos momentos los llegan a discriminar porque las personas, las otras mamás consideran que puede ser contagiosa una discapacidad, sobre todo una discapacidad intelectual.

Entonces, en ese sentido, sí hay mucho trabajo que hacer precisamente en el enfoque de la sociedad…no.

Juan Manuel Martínez:

Sí claro. Hay precisamente un esfuerzo como estos de sacar a la luz este tipo de temas, es precisamente saber o subrayar esta parte de que sí es posible esta integración. Lo peor que podemos hacer sería marginar, rechazar, discriminar, y tener la conciencia, obviamente informándonos y obviamente teniendo en cuenta las consideraciones de cada caso, que es posible la inclusión de la que tanto hemos hablado para que pues hay un respeto a derechos humanos y todo lo que ello conlleva.

Regina Santiago:

Pues vamos en contra de la superstición y de la discriminación. Ya hemos visto el papel que jugó el albergue de Mamá Rosa y que seguramente están jugando muchas instituciones de este tipo, en las que algunas familias recluyen a los menores con alguna discapacidad física o intelectual para deshacerse de los problemas.

Pero al estar preparando el programa me encontré con algunas anotaciones de otro programa de otro programa que hicimos con Rubén Aguilar poco después de la Semana Santa.

Rubén Aguilar fue vocero del ex presidente Fox y en ese tiempo publicó un artículo comentando un libro del Premio Nobel de la Literatura en 1994, que se llama Kenzaburó Öe, que es un japonés que escribió el libro “Un Amor Especial”.

Ese libro que el escritor hizo en honor a su hijo, narra en primera persona sus experiencias y las de su familia al convivir con Hikari que nació con hidrocefalia y que sólo se puede comunicar a través de la música.

Le voy a pedir a Sandra que nos lea unos fragmentos del primer capítulo del libro, que desafortunadamente no se consigue en México.

Este fragmento lo copió un bloguero de Francisco Méndez, quien sintió que era necesario que este mensaje llegara a un gran número de personas. Es un libro realmente muy emotivo.

Sandra Velásquez:

 

Dice el bloguero Francisco Méndez en su libro

Sandra Velásquez:

Dice el bloguero Francisco Méndez en su comentario sobre el libro “Un Amor Especial”.-

 

…”el título del capítulo del que extraigo el fragmento que voy a copiar es, “La Década de las Personas con Discapacidad”.

Se refiere a la década 1990–2000, que fue dedicada por la ONU a la reflexión sobre el tema de la discapacidad.

Comienza este capítulo con algunas indicaciones del Premio Nobel Kenzaburó Öe, acerca del trabajo cotidiano del escritor y de sus obligaciones públicas y sigue con las reflexiones específicas que le surgieron a raíz de que fue invitado a dar una conferencia, en que el tema a desarrollar era: una sociedad que excluye a las personas con discapacidad es, por definición, una sociedad débil y frágil.

Quienes lo invitaban en la conferencia señalaban que la aceptación de las personas con discapacidad rebasa la condición de problema, para el individuo o la familia, y aborda la cuestión de cómo el conjunto de la sociedad deberá aprender a aceptar la vida en común, con sus miembros con discapacidad.

´…La integración no sólo libera a las personas con discapacidad, sino que libera a la sociedad en su conjunto. Mientras preparaba mi respuesta a la carta de invitación para la conferencia, –dice el escritor-, vi cuan estrechamente están integrados los problemas de la aceptación pública y privada de una discapacidad. Me pareció que todo me resultaba más fácil de comprender cuando consideraba a la sociedad como una gran familia. El truco, por así decirlo, consistía en modelar las acciones de una sociedad. Sus mejores esfuerzos basándose en las de la familia que ha acogido activamente en su seno a un niño con discapacidad. Al final, esa clase de familia, mediante su propio proceso de aceptación puede llegar a desempeñar un papel especial en la comunidad inmediata que la rodea y con el tiempo, es posible que el mensaje llegue a un grupo mucho más amplio…´…”.

Regina Santiago:

Muchísimas gracias Sandra.

Pues hay mensajes claves en esta lectura de lo que es el primer capítulo de lo que es el libro de Kenzaburó Öe.

Me quedo con esta parte, de.- ´…una sociedad que excluye a las personas con discapacidad es, por definición, una sociedad débil y frágil…´.

Lo conectaríamos con este asunto que reflexionábamos sobre lo que está sucediendo con ese basurero social que era la casa de Mamá Rosa.

Pero, pues ya nos están diciendo que tenemos que hacer nuestro corte tradicional, entonces…

(Corte comercial)

Sandra Velásquez:

 

Nos llega la llamada de Jorge Sánchez que nos dice que: … ¿si hay algún niño o niña en situación de calle con discapacidad existen instituciones que lo acepten, que lo acojan?…

Regina Santiago:

Sí, de entrada los diferentes DIF. Ya sea el DIF nacional o los estatales, tienen esa misión.

Pero el asunto, lo que salió con el albergue de Mamá Rosa era que tenían un acuerdo con el DIF. Y el DIF les pasaba también algunos…bueno, no el DIF…en algún tiempo sí el DIF les había estado pasando algunos chicos. Entonces, yo creo que una labor importante por parte de los medios es justamente revisar las condiciones de los albergues.

Porque nos contabas Sandy, alguna cosa que salió en una plática en el programa de La Pirinola, también de aquí. ¿A qué horas pasa La Perinola?

Sandra Velásquez:

 

Mira, es los sábados al medio día. Y vino la directora de un albergue…

Regina Santiago:

En nuestro programa hermano también porque también trata temas de discapacidad.

Sandra Velásquez:

Exacto.

E incluso quienes conducen son jóvenes con discapacidad. Y vino la directora de un albergue para jóvenes con discapacidad, para contarnos la desgracia o la situación lamentable en la que llegan los jóvenes en una situación de abandono donde las familias los tiran literalmente a la basura.

Entonces así es como van llegando a instituciones que los canalizan a albergues, que claro que existen. Albergues que con especializados en el cuidado de jóvenes y/o de niños y niñas con discapacidad.

Regina Santiago:

Sin embargo yo insistiría. Hay una parte de responsabilidad social y responsabilidad de los medios, en donde sí tendríamos que tener mucho más vigilancia respecto a las condiciones en que se están desarrollando estos albergues. ¿No, Juan?

Juan Manuel Martínez:

Sí, claro. Estoy de acuerdo contigo en el subrayado que hiciste en el texto que se leyó, porque muchas cosas nos reflejan como sociedad, aunque sean comportamientos individuales, simplemente nos reflejan como sociedad.

Lo que hemos hablado en otras ocasiones de gente que llega a los lugares dedicados para personas con discapacidad y se estacionan sin más, pues bueno nos está mostrando una actitud en particular, pero nos refleja de cómo somos en general como sociedad. Todo lo que nos falta por avanzar en ese sentido.

Regina Santiago:

Ahora, estas reflexiones de que el peligro de Kenzaburó Öe…venían también muy a modo porque justamente ese libro lo que narra es la forma en que Hikari se fue integrando a la familia. Y todo lo que la familia recibió y aprendió de esa integración de Hikari. Que tenía ese reto de que únicamente se puede…bueno, tiene el reto de que únicamente se puede comunicar a través de la música, pero que ahora ya es un connotado músico y bueno, pues, podemos encontrar varias de sus piezas en You Tube y realmente son sensacionales, no. Creo que incluso vamos a tener una al final del programa.

Pero, en esta parte de la inclusión social. ¿Qué pasa con la inclusión social?

Tu durante mucho tiempo me haz comentado que te dejó una huella muy profunda una película. No, Juan….

Juan Manuel Martínez:

Sí, es una película que se llama El Enigma de Kaspar Hauser, de Werner Herzog, un director alemán. Y es muy importante porque el personaje es un muchacho de 15, 16 años, que de repente se aparece en un poblado de Alemania, Nuremberg. Y pues todo esto desata una serie de movimientos dentro de la sociedad, entonces se ve toda la gama de reacciones sociales. Desde la sorpresa, qué hace una persona ahí en medio de una plaza con un letrero. Apoyo social, bullying. Hay una serie de reacciones sociales…

Regina Santiago:

Eso es lo que retrata el cineasta…digamos. ¿Pero está ubicado en qué fecha?

Juan Manuel Martínez:

El caso es real… el caso fue real. Esta situación se generó a principios del Siglo IXX, en Alemania.

Aquí hay que aclarar que este muchacho no tenía una discapacidad por un mal congénito, algún mal de nacimiento, sino que se le generó una especie de discapacidad intelectual o discapacidad cognitiva porque durante mucho tiempo lo tienen encerrado en una habitación, sin mayor contacto con la sociedad. Simplemente iban, le dejaban un pan con agua, y su único juguete era un caballo de madera. Entonces, cuando pasas 16 años la persona que lo cuidaba, o las personas que lo cuidaban, lo van y lo dejan en una plaza de Nuremberg y es donde comienza la trama. Hay que enseñarle a comer, hay que enseñarle a leer, hay que enseñarle a hablar, a escribir, y entonces es donde se generan toda esta serie de reacciones sociales, que era…eh…a mi me llamaba mucho la atención por ejemplo de la familia que lo recibe, porque hay dos niños. Y la niña de repente como que no…acelera mucho el proceso de conocimiento, y el niño como que es más paciente. Le enseña cómo tomar la cuchara para comer, le enseña palabras, le enseña una serie de cosas…digamos, es la parte positiva. En general la sociedad lo recibe bien. Hay un poco de intriga… ¿Bueno, y cuál es el misterio?, que de hecho hasta la actualidad sigue el misterio, ¿qué fue lo que pasó?…

Regina Santiago:

Se queda como el enigma, no…

Juan Manuel Martínez:

Sí, el enigma sigue presente…pero también aparecen los malosos…no. Que son unos estudiantes que están un día cerca de él. Y como…él precisamente por su aislamiento no conocía muchas cosas, le sueltan una gallina y un gallo, y el muchacho no sabe qué es y quiere escaparse y quiere salirse por una ventana porque se asusta, entonces, digamos, sería la parte del bullying. Pero, digamos, es esa la trama ¿no?…

Regina Santiago:

Bueno, pero…justamente también Juan Manuel. El mensaje que tiene esta película es de alguna manera esta parte de cómo reacciona. De mostrarnos las diferentes reacciones de la sociedad ante lo insólito. Y en este caso, bueno, ante lo insólito y ante una persona que queda en desventaja. Entonces, cómo reaccionamos ante esta parte que consideramos más débil en cierto sentido…no.

Juan Manuel Martínez:

Y aquí en la película, un personaje muy importante es el tutor de Kasper. Porque bueno, él lo alimenta, le da casa, le da habitación, le da enseñanza, va desarrollando sus capacidades…y a propósito, ahorita que comentabas de la música. Una de las escenas importantes de la película es precisamente cómo él aprende a tocar música, a tocar el piano, y su maestro es precisamente un muchacho con discapacidad. Entonces, digamos, se juntan las dos historias y queda a propósito con esto que comentabas del autismo. Que además es maravilloso comunicarte a través de la música, con todo lo que implica, no.

Regina Santiago:

Que esa la es la reflexión muy profunda que queda también de la historia del Premio Nobel…no. Que justamente lo que nos va a contando es el desarrollo de su hijo. Cómo esa capacidad para comunicarse a través de la música va influyendo en toda la familia y cómo los va sensibilizando de otra manera. Pero también tenemos la parte de conexión, en donde la hermana, que no tiene una discapacidad…la hermana del hijo de Kenzaburó Öe, de Hikari, hace todo el esfuerzo por motivar a Hikari que es quien sí tiene la discapacidad, para que no se deje vencer, y para que participe y para que en los momentos en que está deprimido, porque hay muchos momentos de depresión, pues entonces salga adelante. Entonces también nos cuenta Kenzaburó Öe en este libro que su hija se fue perfeccionando en esa forma de docencia y bueno pues ahora está trabajando también con personas con discapacidad. Y me recuerda el cortometraje “Cuerdas”, que también hemos comentado en este espacio.

Juan Manuel Martínez:

No bueno pues a mí…simplemente….estoy ansioso por escuchar la parte de la música, lo que comentabas, porque bueno, finalmente es ese es el lazo, apoyo familiar – apoyo social, y una persona con discapacidad que sale adelante.

Regina Santiago:

Bueno, pues haber Sandy…

¿A ti qué te quedaría de reflexión de estas cosas que hemos comentado hoy en el programa?

Sandra Velásquez:

Bueno yo me quedo con la parte de que como sociedad tenemos que cuidar a nuestros niños, a nuestras niñas, a los jóvenes, cuidarnos entre nosotros, y más cuando se trata de una discapacidad. Ahora, también, porque conozco el caso, sé que una discapacidad cuesta mucho dinero…que se requiere atención médica, que se requieren medicamentos, se requiere educación especial. Entonces también habría que trabajar en el impulso de políticas públicas que apoyen también al cuidado de personas con discapacidad. Porque sí que es caro…eh Regina…sí de por sí un niño es caro, es decir, la educación de un niño sin discapacidad…un niño con discapacidad es mucho más cara. O sea, neurólogos, terapias, transporte, porque además no es que….imagínate, en el caso de silla de ruedas. Tienes que tomar taxi si no tienes carro, no hay las condiciones para subirte a un autobús….

Regina Santiago:

Fíjate que ése es un temazo Sandy. Y bueno, yo creo que nos quedamos con la tarea de buscar los reportajes porque sí hemos tenido en el Observatorio algunos reportajes que han puesto, bueno… ¿Cuánto cuesta tener un hijo con discapacidad? Entonces, ése es uno de los puntos.

Juan.

Juan Manuel Martínez:

Sí. Haremos la tarea….

(Ríen)

Regina Santiago:

Bueno, pues entonces nos quedamos con la tarea y bueno, creo que pues ya se nos acabó el tiempo…

 

//

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s