Se olvida Municipio de personas con discapacidad (AM-León/México)

 

KARLA RUIZ MÉNDEZ / AM-León  Publicada el 13/07/2014

 

Las minibanquetas en la Hermanos Aldama obliga a los peatones a caminar por el arroyo vial. Foto: Omar Ramírez

Para las personas que se mueven en silla de ruedas es imposible pasar por una de las aceras de calles como La Paz y Motolinia.


En ambas ya se concluyó la pavimentación y remodelación de las banquetas, sin embargo el espacio de las mismas es muy angosto para que alguien en silla de ruedas pueda circular sobre ellas.

AM realizó un recorrido en las calles del Centro Histórico; con una silla de ruedas se hizo la prueba en las calles Hermanos Aldama, Motolinia y La Paz, en todas se midió con cinta métrica la longitud de la banqueta sin contar la zona precautoria, así como la medida de la misma silla.

El resultado fue que en las calles mencionadas, además del tamaño de las banquetas, hay otros obstáculos como los postes de luz, las jardíneras y los desniveles que impiden el libre paso.

En la calle La Paz, del tramo de la calle Madero a Pedro Moreno, la banqueta mide 87 centímetros de ancho sin contar la zona precautoria; sin embargo, cuando  coloquen los postes de luz, sólo quedará de 35 centímetros.

En cambio la silla de ruedas mide 74 centímetros, por lo que es imposible que puedan pasar aún contando el espacio de la zona precautoria; la alternativa es que los discapacitados se bajen de la banqueta y transiten por el arroyo vehicular.

Otro tramo de banqueta en la misma calle mide 60 centímetros, pero cuando se ponga el poste de luz quedará en tan sólo 22 centímetros, por lo que se convierte también en un obstáculo para los peatones.

Lo peor es que sobre la banqueta de la calle Motolinia una persona en silla de ruedas tiene que enfrentarse a las rampas de los estacionamientos, los desniveles de las cocheras de los negocios y a los escalones de las casas.

Por ahí es más complicado porque para poder pasar, tienen que realizar varias maniobras o mejor bajarse de la banqueta y recorrer la calle.

También hay complicaciones en la Hermanos Aldama, pues si alguien en silla de ruedas circula por la banqueta, los transeúntes deben bajarse de ésta y caminar por donde pasan los autos, pues ambos no caben, ya que mide apenas 56 centímetros.

Además en esta calle hay tramos angostos y otros más amplios, sin embargo en ningún punto pueden caber las dos personas.

 

Ver nota original: Se olvida municipio de discapacitados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s