Doble amor: madre de hijo con discapacidad  (El Heraldo de Chihuahua/Chihuahua)

Por Venessa Rivas Medina, publicado en El Heraldo de Chihuahua

La felicidad de Carolina es que Jair logre a diario hacerse más independiente

Tiene 13 años y 26 cirugías

“Me enseñó una nueva vida que me hace sentir más grande”

Chihuahua, Chihuahua.- Su amor de madre es inmenso, en varias ocasiones ha puesto a su hijo en las manos de Dios, sin embargo, está consciente que Jair tiene una misión en esta vida, por lo que a diario se esfuerza con él para que tenga una vida normal.

Carolina Jaime Lechuga es una mamá excepcional, se ha convertido en una guerrera para que su hijo con discapacidad pueda ser independiente.

Carolina se enteró que su bebé padecía mielomeningocele e hidrocefalia dos semanas antes de que naciera. Lo tomó con calma, preguntaba y preguntaba a los especialistas si tenía solución. Ella recibió todo el apoyo por parte de su esposo Armando Delgado y de su hijo Andrés, quien en ese entonces tenía 5 años.

Cuando nació, los primeros tres meses fueron muy difíciles debido a las constantes cirugías a las que era sometido, a sus 13 años lleva 26 cirugías.

“Hemos vivido situaciones muy difíciles en cada cirugía, varias veces lo he puesto en las manos de a Dios”, afirma Carolina, quien está convencida que su hijo vino a enseñarles una nueva forma de vivir y disfrutar la vida.

“Jair se ha vuelto muy independiente, ya no me necesita sabe manipular muy bien su silla”, su amor de madre le ha dado la fortaleza necesaria para enfrentar todas las dificultades y retos que la discapacidad de su hijo le presentan.

Esta madre de familia ha enseñado a su círculo familiar a disfrutar de la vida, de cada momento y éxito por pequeño que parezca, tanto que su hijo Andrés forma parte de un Club de Amigos Teletón pues ello le ha enseñado a trabajar y sobreponerse por la discapacidad de Jair.

Ser madre, para Carolina, es un regalo de Dios, es una bendición que no cualquier mujer puede tener. “El ser madre de un niño especial te hace sentirte más grande, todo lo haces con amor y siempre estás buscando lo mejor para tu familia”.

Carolina se esfuerza a diario, por ello su consejo es que a pesar de que las mamás con niños con discapacidad en ocasiones sientan que no van a poder, sus hijos les pondrán el ejemplo. “Mi hijo me da la fortaleza para salir adelante, es el motor de mi vida y siempre me enseña algo”.

Jair es una joya para Carolina, está en proceso de caminar y aunque no puede hacerlo tiene otros dones como la música, pues toca el violín, el bajo y el piano. Es una habilidad nata que heredó de su abuelo materno Javier Estrada.

Ella incentiva todas sus habilidades pues busca que su hijo tenga la mejor vida posible.

Ver nota original

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s