Hoy por ti mañana por Mí. Cultura de la Discapacidad (IMER 660 AM) Regina Santiago (conductora) entrevista a la periodista Mireya Maldonado, que en la actualidad publica en la Revista Etcétera.

Con motivo de un reportaje de Mireya Maldonado publicado en la Revista Etcétera bajo el título: “El Estado También Discrimina a los Niños con Discapacidad”, la periodista y la titular de este espacio radiofónico, Regina Santiago, hacen un fuerte llamado a las instancias gubernamentales a ampliar el presupuesto designado a la población discapacitada, a promover sus derechos y la cultura de la discapacidad en el país.

Piden también poner más atención en que sean confiables los censos de la población discapacitada en México.

Si bien hay un reconocimiento a la bondad humana, en la charla también surge una crítica hacia la actitud social, sobre todo desde lo familiar, cuando ocurre el abandono o indiferencia hacia algún discapacitado, enfermo o anciano, por ejemplo.

Maldonado concluye con una convocatoria a revolución social que permita modificar este tipo de esquemas.

Regina Santiago:

El día de hoy nos acompaña Mireya Maldonado, periodista egresada de la UNAM, quien ha colaborado en diversos medios y actualmente publica en la Revista Etcétera, que es una revista especializada en el análisis de los medios de comunicación.

En el número de enero, Mireya publicó el reportaje titulado. “El Estado También Discrimina a los Niños con Discapacidad”.

Bienvenida Mireya.

Mireya Maldonado:

Muchas gracias Regina estoy encantada de estar aquí contigo tratando de contribuir en algo.

Un saludo para todos tus radioescuchas.

Regina Santiago:

Tu reportaje Mireya mueve muchas fibras sensibles.

¡Sacudes consciencias!

Cuéntanos cómo llegaste al tema de la discapacidad. ¿Por qué decidiste abordarlo de la manera en la que lo hiciste en este número de Etcétera?

Mireya Maldonado:

Precisamente por una consciencia sacudida y me refiero a la mía.

Todos hemos presenciado en diversos instantes de nuestras vidas casos de personas con discapacidad, personas que sufren, personas que son discriminadas, personas que son ignoradas.

También llego a este tema porque a nuestro director editorial Marco Levario Turcott, le interesó que se abordara este asunto, desde una plática que sostuvo con Katia D´Artigues, a quien seguramente tendrás en tu programa.

¿Por qué llego también? Porque tengo muy grabadas en el alma varias historias que presencie. Una de ellas es la de Toño.

Toño es un hombre hoy, aproximadamente de 30 años. Toño fue un niño maltratado. Un niño maltratado por su comunidad, sufrió bullying. Sufrió bullying porque le costaba trabajo hablar, sufrió bullying porque le costaba trabajo caminar, sufrió bullying porque tiene Síndrome de Down.

Era la pelota favorita de los niños de la cuadra y repentinamente algunos adultos salían a defenderlo y les decía, -Pobrecito déjenlo no ven que está malito-…desde esa concepción de lástima que infortunadamente todavía tenemos muchos, porque las personas con discapacidad no son para tenerles lástima.

Regina Santiago:

Mireya en este programa hemos insistido muchísimo que la lástima es también una forma de discriminación…

Mireya Maldonado:

Coincido plenamente contigo.

Regina Santiago:

…pero…síguenos contando de la historia de Toño.

Mireya Maldonado:

Toño crece y a pesar de todo lo que vivió, porque además yo me pregunto dónde estaban sus padres nunca los ví defendiéndolo…Toño se convirtió en un hombre que trabaja. Camina todos los días muy orgulloso por la calle y cuando te lo encuentras te dice, –Voy a mi chamba–…o –Estoy regresando de mi chamba–.

El se encarga de la limpieza de una refaccionaria y está muy orgulloso de su trabajo. Pero además es un hombre que tiene una sonrisa siempre para todos. Es un hombre que además siempre está dispuesto a ayudar a cualquier vecino que se lo solicite. Es un hombre paradigmático. Es un hombre ejemplar…es un hombre que nos enseña a todos los que vivimos ahí, como convivir. Como respetar al otro, cómo respetarnos dentro de nuestras diferencias porque todos somos diferentes unos de otros. Algún día le pregunté, –¿Toño, sabes leer y escribir? –, y me dijo –Muy poco-… -¿Por qué Toño? –… -Porque la maestra no me hacia caso. La maestra era una tonta, sólo se ocupaba de los demás a mi no me hacía caso–…

Regina Santiago:

O sea… Toño, por tener el Síndrome de Down, por no estar al ritmo de los otros alumnos, se le hacía a un lado, se le discriminaba…

Mireya Maldonado:

Era invisible para la maestra. Y de acuerdo a las palabras de Toño, era una tonta porque no lo tomaba en cuenta.

Calificativos más, calificativos menos, yo creo que esa es una de las historias que nos enseña cómo debemos incluir a las personas con discapacidad y como las incluimos viéndolas con respeto.

Regina Santiago:

Mireya. Esta historia nos enseña muchas cosas, porque finalmente tu no hablas en este momento de la invisibilidad de Toño para muchas personas pero no para ti.

Mireya Maldonado:

No para mi y no para muchos de la comunidad que ahora se dirigen a él con respeto. El se ganó el respeto de una comunidad, dejó de ser invisible por su propio esfuerzo.

Regina Santiago:

Aquí estamos hablando de cosas que yo creo que son muy importantes para nuestros radioescuchas: la diferencia entre una actitud de lástima y una actitud de respeto.

¡Esa es justamente la cultura de la discapacidad!

¡Ese es el cambio de actitud que estamos promoviendo!

Ese es el cambio de consciencia que se está dando en México, con nuevas legislaciones, a nivel internacional también con nuevas leyes, con la Convención Internacional del 2008, pero que hace falta darle muchísimo más fuerza y más difusión…no.

¡Esas son las historias que vales la pena!…

Y bueno, Mireya…o sea, tu la contaste…

Y a partir de esa historia que te conmovió te hiciste muchas preguntas y todas quedaron plasmadas en un estupendo reportaje que nuestros radioescuchas pueden consultar…voy a hacer el comercial de nuestro blogg del Observatorio de Medios, del OMCIM. Ahí lo pueden consultar, está como una de las historias destacadas.

Cuéntanos más. Esas preguntas que tu te hiciste, esa toma de consciencia y eso que plasmaste en el reportaje.

Mireya Maldonado:

Esas preguntas que yo me hice también partieron de otro ser que sí fue invisibilizado. Otro ser que no sabemos ahora nada.

Había una casa que de repente se abría, ahí también en la colonia, en mi calle. Y podíamos ver a una persona, a un niño con parálisis cerebral. Sus padres nunca lo sacaban a la calle, lo podíamos ver a penas dentro las penumbras, todos susurrábamos que ahí estaba ese niño. Y los padres supongo que lo cuidaban dentro de lo que podían, pero era evidente que se avergonzaban de él. Posteriormente tuvieron una niña…una niña, digamos, sin ninguna discapacidad, y el niño desapareció.

Y la gran pregunta es dónde está ese niño. Hay quienes dicen que fue recluido en un centro de cuidados especiales, pero también hay quienes dicen que ha sido olvidado.

Que ha sido olvidado, que fue desplazado por la hermana que ahora satisface todos los requerimientos de los padres, dentro de sus prejuicios y su ignorancia.

Regina Santiago:

Que duro Mireya porque sí es una actitud que desafortunadamente ha prevalecido durante muchísimo tiempo, que es esta actitud de mucha gente, que ante un problema de discapacidad lo ocultan.

O sea, la familia en vez de buscar el apoyo, la ayuda. En vez de fomentar que haya una actitud de inclusión por parte de la sociedad, de reconocimiento y de respeto, lo esconde.

O sea…esa parte es terrible.

Mireya Maldonado:

Es terrible. Mira, aquí, por mencionar un dato. La Encuesta Nacional Contra la Discriminación reveló, y también se menciona en el reportaje, que 23.5 de la sociedad mexicana no estaría dispuesta, o estaría dispuesta en parte, a tener en su casa a una persona con discapacidad. Eso te habla de la profunda discriminación que aún subyace entre los mexicanos.

Somos discriminatorios y tenemos que trabajar entorno a ello.

La cifra se dice fácil… los dramas son los complicados, son los difíciles. Son los que nos deben tocar el corazón y no verlos con frialdad. Son los que nos deben involucrar para evitar que esta discriminación siga prevaleciendo.

Regina Santiago:

Tienes toda la razón Mireya porque finalmente hay diferentes maneras de enfocar el tema de la discapacidad.

Se le puede ver como un gran problema sin soluciones…y eso es lo que sucede…te lo cuento por experiencia personal…cuando, en un principio te enfrentas al problema.

O sea, cuando mi mamá quedó sin posibilidad de hablar y con muchos problemas de memoria por una embolia, todo se oscureció y yo no veía salidas.

¿Qué fue lo que me ayudó? Justamente informarme más, el apoyo de la gente, y el ver….-Bueno, mi mamá ya no va a volver a ser como era antes-…

Pero ahora es una persona que tiene otras cualidades y otras posibilidades… y que hay que reconocerle esas otras cualidades y otras posibilidades. Que es una nueva persona, una persona diferente…de la que también puedo aprender muchas cosas y sentirme muy orgullosa.

Cuando no somos capaces de salir de ese agujero negro que es ese primer impacto de la enfermedad y de la discapacidad, entonces la cosa se pone muy complicada.

Mireya Maldonado:

Sí se pone muy complicada porque no tomamos en cuenta que todos vamos hacia la discapacidad…la población envejece. De alguna u otra forma la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, etcétera, están aumentando. Todos nos veremos sujetos algún día a estar en una situación delicada y si no nos educamos, si no nos sensibilizamos, nos vamos a convertir en viejos maltratados.

Regina Santiago:

¿Mireya y cómo puede el periodismo, desde la parte de los medios…cómo podemos contribuir a esta toma de consciencia?

Mireya Maldonado:

Precisamente hablando con la gente, sacando sus historias, hablando del problema… insistiendo en este problema y difundiéndolo lo más posible, que todos nos unamos. Que todos los medios de comunicación sepan que es importante un periodismo social, un periodismo que toque las fibras más sensibles de la sociedad.

Regina Santiago:

Es que fíjate Mireya que tienes toda la razón.

Muchas veces se piensa que tenemos una población mínima con discapacidad…

En primer lugar es muy difícil juntar a las personas con discapacidad, las cifras de las encuestas no son confiables, porque luego la gente no responde correctamente…en fin. Es…no sólo en México sino a nivel internacional… es difícil llevar esas estadísticas.

Pero tenemos que pensar que no son sólo las personas con discapacidad las afectadas, sino son sus familiares y sus amigos. Entonces hay una gran audiencia, hay una gran cantidad de lectores que necesitarían información. Necesitarían tener este tipo de…que se abordaran este tipo de temas.

Pero el tiempo es un verdugo y entonces tenemos que ir a unos cortes comerciales. Pero regresamos para seguir platicando con Mireya Maldonado.

(Corte comercial)

Regina Santiago:

Estamos nuevamente conversando con la periodista Mireya Maldonado en este su programa “Hoy por ti Mañana por Mi. Cultura de la Discapacidad”.

Quisiera que ahora nos centráramos en la parte de tu reportaje, que es un llamado de atención para los encargados de las políticas públicas.

¿Por qué Mireya dices que el Estado también discrimina a los niños con discapacidad? ¿Qué es lo que descubriste?

Mireya Maldonado:

Más que descubrir fue un análisis de los datos que ya están disponibles.

Mira, por ejemplo, la UNICEF dice que uno de los principales problemas para mejorar la vida de los niños con discapacidad es la escasez de datos fiables.

Pocos países han hecho un esfuerzo serio por contar con esos datos.

Por ejemplo, la SEP hablaba de que había 170 mil niños con discapacidad… y en 2012… la (sic) INEGI nos dijo que eras 520 mil. ¿Qué pasa? ¿Hay 350 mil niños que no están en edad escolar o se carece de rigurosidad para contarlos como debe de ser?

…Tu me decías que muchas personas no quieren dar los datos, los esconden y no los sabemos…pero también es cierto que se tiene que hacer un mayor esfuerzo.

¿Por qué necesitamos esos datos?

Porque sin esos datos no se pueden trazar verdaderas políticas públicas transversales que ataquen todos los problemas, que apoyen a los niños en su desarrollo…en ese desarrollo al que tienen derecho, porque es un derecho a la educación, es un derecho a la salud, es un derecho a la convivencia sana.

Otro dato que me llamó mucho la atención es que por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud dice que son en el mundo más de mil millones de personas con discapacidad, es decir, el 15 por ciento… México sólo reporta el 5 por ciento. Como me dijo muy atinadamente Katia D´Artigues, ¿qué pasa?, ¿dónde están los demás?… ¿o somos un súper país?…

Regina Santiago:

Claro. Ese es un punto que nos debe de hacer pensar muchísimas cosas y reflexionar y dudar sobre todas estas partes… ¿no?

Mireya Maldonado:

Ahora bien. Cuando los niños son excluidos, es decir, cuando no se les cuenta bien, cuando no se les conocen sus necesidades…y no sólo las necesidades de los niños con alguna discapacidad motriz, sino de los niños con alguna discapacidad intelectual…hay muchas formas de discapacidad… cuando no se incluyen todos esos datos, ¿dime cómo pueden hacer las reformas curriculares, por ejemplo en las escuelas?, ¿cómo se puede capacitar a los maestros si no tenemos esos datos? Por eso también decimos que el Estado discrimina, porque no se preocupa por ello. Además de esos datos también depende que se den los presupuestos adecuados. Es increíble que, por ejemplo, el Consejo Nacional para la Inclusión de las Personas con Discapacidad tenga 2 millones para funcionar. ¡¿Dime qué se puede hacer con eso?!…

Es increíble que una dependencia que se ocupa de los niños con discapacidad y al mismo tiempo de los niños sobresalientes, que depende de la Subsecretaría de Educación Básica, sólo tenga 100 millones para atender los programas y la capacitación de los maestros en todos los estados de la República. ¿Qué se puede hacer con 100 millones?…

Eso es discriminación.

Regina Santiago:

Pero además Mireya…me parece…ya hemos platicado con algunos de nuestros invitados aquí en el programa, y alguno nos decía, -Es que cuando yo toqué el tema con algún funcionario…decía, pues es que aquí en México no tenemos problemas de discapacidad porque no tenemos veteranos de guerra-

…Haber… ¡espérame!…

(Ríen)

Estamos con una mentalidad…quizás el funcionario se educó en Estados Unidos en donde…bueno sí hay un problema y a las personas con discapacidad sí se les incluye con los veteranos de guerra… ¡pero no!… o sea, no hay una…

…No se está dimensionando.

Lo que tu mencionabas es muy importante, ¿qué pasa con una población que está envejeciendo?…o sea, ¿va a requerir también…?…. o sea…pienso incluso en estrategias de políticas públicas y en estrategias de mercadotecnia. O sea, las propias empresas tendrían que pensar, –Bueno, yo voy a tener un gran mercado en estas personas que necesitan apoyos, necesitan un desarrollo de…aplicaciones para celulares para que les sea más fácil comunicarse a las personas que tienen debilidad visual o problemas con el oído…–. O sea, se puede hacer un gran desarrollo, no desde una perspectiva de lástima, sino desde una perspectiva de consciencia de esas necesidades.

Mireya Maldonado:

…Claro, por supuesto…

Regina Santiago:

Entonces, es muy importante que haya un cambio de actitud y de enfoque.

Otras de las cosas que me llamaba la atención y que platicábamos en alguna reunión previa que tuvimos.

La esposa del Presidente Peña Nieto, Angélica Rivera, a mi me llamó mucho la atención la primera vez que se presentó en el Teletón… o sea, fue muy cálida al referirse a su hermana que tiene un problema de discapacidad…un asunto de discapacidad. Entonces, ¿si ella tiene esa consciencia, por qué no transmitirla, desarrollarla?… O sea, sería muy importante que permeara ese punto hacia otras instancias, y que no sólo se vea a la Primera Dama…no sé…con su figura de las telenovelas, no.

Mireya Maldonado:

Hace falta…

…Antes de que te diga qué más hace falta, yo no me puedo quedar con esto en la garganta. Me hablabas de ese funcionario que decía que en México no había personas con discapacidad. Yo no puedo evitar decir esto porque forma parte de mi personalidad como ciudadana y como periodista.

Es una ignorancia que raya en lo supino. Y ése es uno de los grandes problemas que tenemos para que ella verdaderas políticas públicas que ataquen y que se involucren con programas, no sólo en cuanto a las personas con discapacidad, sino contra un montón de problemas que tenemos en México…Esa ignorancia…

Ahora. Hay una cosa muy importante… Tenemos que emprender campañas de concientización, campañas de sensibilización… la gente desconoce sus derechos.

No es posible que las madres peregrinen con sus hijos con discapacidad de una escuela a otra para que se los acepten. Ese es otro gran problema. Las madres desconocen los derechos de sus hijos. No tienen por qué peregrinar, desde la primera escuela a la que llegan tienen que exigir que su hijo sea admitido porque es uno de sus derechos: el derecho a la educación, por ejemplo.

Regina Santiago:

Tienes toda la razón.

Ahora. Regresando al caso de Toño.

Toño tiene el derecho a la inclusión laboral también… o sea…esa parte en donde él pueda desarrollar sus capacidades para tener un empleo digno. Eso es muy importante y está dentro de la legislación, está reconocido. O sea, la legislación mexicana es de un gran avance, el promotor también, incluso, de la Convención Internacional fue Gilberto Rincón Gallardo… ¡Eso le leí en tu reportaje!…

Mireya Maldonado:

Así es.

Regina Santiago:

…Entonces bueno…

Mireya Maldonado:

Paradójicamente somos el país…y esto me lo dijo Katia (D´Artigues), somos el país que promovió a nivel internacional precisamente esa Convención…y paradójicamente… ¡es letra muerta!… Los grandes esfuerzos son por parte de organizaciones privadas, los grandes esfuerzos parten de personas como tu con tu programa, con este gran esfuerzo de sensibilización que haces…

¡Pero no lo vemos!… ¡No lo vemos en las instancias gubernamentales!…

No lo vemos en el Estado…

Desafortunadamente.

Regina Santiago:

Yo te decía que bueno…Yo me he involucrado mucho en este tema precisamente porque tengo a mi mamá en casa y eso me cambió la perspectiva…

Pero…Y he recibido también, eso es importante reconocerlo…en la calle las personas, muchas veces cuando me ven con la silla de ruedas se detienen…se detienen sus prisas y toda esta situación…se detienen a ayudar, y eso me recuerda que sí seguimos teniendo, sigue existiendo ese espíritu de solidaridad entre nosotros. Y para mi es muy importante reconocerlo y para mi es muy importante decirlo al aire. Que sí existe…sí existen las personas buenas.

Ahora, es necesario que desde las instancias gubernamentales y además también, otros periodistas y desde otras instancias, reconozcan que este es un tema por el que vale la pena jugársela.

Mireya Maldonado:

Por supuesto que es un tema por el que vale la pena jugársela. Insisto, todos vamos hacia la discapacidad. ¿Qué va a hacer con toda esa población relegada? ¿Qué va a pasar con toda esa población relegada e invisibilizada? Y sí es verdad, como tu dices, hay una gran solidaridad. ¿Pero yo me preguntaría cuántas de esas personas que te han ayudado con la silla de ruedas estarían dispuestas a vivir con una persona con discapacidad?

Y por qué te lo digo, porque en mi propia familia hay una gran solidaridad, siempre estamos presentes mis hermanos, mis primos, etcétera…en cualquier evento catastrófico estamos donando, estamos apoyando…pero también hemos vivido la discriminación hacia uno de nuestros viejos. Hacia la abuela, hacia la matriarca, que en sus últimos, en su último año que debió haber vivido feliz vivió llagada por el descuido de una de sus nietas. Y ese descuido fue discriminatorio ante todo.

Se desconoce que los ancianos también tienen derechos…fue abandono de anciano.

E Independientemente de eso, de que ya no se podía mover, de que ya no podía caminar, de que ya no podía ser aquella mujer fuerte y adorable que forjó a mujeres fuertes, también prevaleció una gran falta de solidaridad hacia adentro.

¡Es verdad!… hay una gran mayoría que no estarían dispuesto a vivir con personas con discapacidad. Y lo vemos en las rebatingas familiares de, –¿Tu cuidas a la abuela? –… –No tú…–…A la madre de –Ahora te toca a ti–, –No, a ti–…–Y yo por qué–.

Regina Santiago:

Necesitamos tomar consciencia.

Necesitamos mayor información sobre cómo salir de esos agujeros negros, porque sí son agujeros negros. Muchas veces no sabemos cómo resolver esa problemática. No nada más es una cuestión de actitud, pero sí se necesita también mucha información.

Entonces… ¡Ojo autoridades!….necesitamos más presupuestos y necesitamos que se apliquen correctamente ¿no?

Necesitamos estar vigilantes de todo esto…

Y necesitamos un periodismo que nos ayude a estar vigilantes de que este tema no se quede olvidado.

¿Alguna otra reflexión?

Mireya Maldonado:

¡Y ojo ciudadanos!…porque la discriminación provoca violencia verbal y violencia física, que también parte desde nosotros.

Cada uno de los ciudadanos, cada uno de nosotros como personas podemos hacer algo desde nuestros espacios, empezando por respetar a las personas con discapacidad. A no verlas como si tuvieran alguna enfermedad contagiosa. Y eso te lo digo por una amiga que tiene una hija con autismo. Que se sube al transporte público y no deja de percibir indignada cómo lo miran, como si padeciera de una enfermedad contagiosa.

Entonces, ojo ciudadanos también…empecemos también por nosotros. No todo lo podemos dejar en manos del Estado, en manos del Gobierno. Tenemos que empezar por un cambio de actitudes desde nosotros y saber que las personas con discapacidad son personas diferentes…

¡Tú y yo somos diferentes!, y eso no nos hace ni mejores ni peores, simplemente somos diferentes y tenemos que aprender a respetarnos en nuestras diferencias.

Esto incluye una revolución cultural. Es un nuevo modelo social. Y en ese nuevo modelo social tenemos que participar todos, así como lo estás haciendo tu, como lo estoy haciendo yo, como lo deben hacer todos los vecinos en cada una de sus colonias y en cada una de sus calles.

Regina Santiago:

Esas son las pequeñas revoluciones posibles mi querida Mireya.

Pero bueno, ya se nos acabó el tiempo.

//

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s